Formando ideas

A veces un gran emprendimiento surge del lugar menos esperado. Una observación, una pregunta, una palabra apuntada en la agenda, el deseo de respuestas, la lectura de un ensayo, la charla telefónica con alguien inspirador, el consejo de un destacado... miles de situaciones que debidamente planificadas van despejando los pensamientos hasta tomar forma y se convierten en proyecto concreto.


Entonces por qué no dejar de lamentarnos por ideas que tenemos en la computadora o en un cuaderno.
Por qué dejar pasar lo que podemos hacer para mejorar?.
El post no tiene que ver con autoayuda simplemente intento contagiar el deseo, las ganas de concretar y optimizar las aptitudes y capacidades que hay dentro tuyo.

Hay momentos que es hay que actuar, cortar, poner en suspenso aunque parezca inerte, tomar la distancia para observar, reubicarse si es necesario y poner en marcha aquello que llamamos idea.

*Escribo, observo, tamizo y me animo al cambio... ya adelantaré...

Comparte:

2 se animaron :

Ricardo M. dijo...

Muy cierto lo que dices, pero agregaría que una idea pasa a ser real sólo luego de vencer un desafío. Para poder vencerlo es necesario meditar, dejar las pasiones de lado, y analizar cómo (o cuál) debiera ser el primer paso para comenzar a concretar la idea.
Y otra cosa, quizás la más importante: no temer al fracaso y asumirlo desde un principio.
Saludos.

Noticomblog dijo...

Muy cierto... a pensar meditarlo. Agrego algo más... el factor límite, tiempo, plazo... para que no se pierda. No te parece?